El Tarot es una herramienta maravillosa para momentos en los que necesitamos una guía en nuestras vidas. Nos ayuda a reflexionar y ver las cosas desde otra perspectiva, desde la perspectiva que tu alma anhela y desea experimentar para evolucionar.

Ahí radica la magia del Tarot

Un momento de compartir con otra persona nuestros temas cotidianos, un cambio de enfoque, una orientación interna.

A veces, nos encontramos que el Tarot es muy preciso detallando nuestro presente y pasado, pero eso no significa que forzosamente tenga que predecir el futuro.

El Tarot nos ofrece el futuro que es más probable teniendo en cuenta tu manera de pensar tanto consciente como inconsciente, tu plan del alma, pero depende enteramente de ti que se cumpla el futuro que destapamos en cada consulta. Por supuesto hay un sinfín de variables externas e internas que pueden cambiar los resultados de la sesión, o a pesar de describir algo con precisión en una consulta aparecer o no esto mismo por otro sitio.

El Tarot nos orienta, pero los que dirigimos el barco somos nosotros y debemos ser responsables de si hemos seguido la guía que nos ofrece o no para no desilusionarnos en ningún momento. No se trata de escuchar algo que queremos y dejar el timón en manos de la vida, sino de ir a por ello y hacernos responsables sin culpar después al tarot si eso no sucedió como esperaba.

Como conclusión, el Tarot aconseja pero no sentencia, orienta y guía, pero las decisiones son tuyas y sobre todo en lo que creas en todo momento configurará tu futuro.

Te ofrecemos un Tarot no predictivo sino orientativo, un Tarot para una toma de responsabilidad sobre tu vida, en la que sepas dónde enfocarte, dónde poner tu energía y después trabajes para conseguirlo tú mismo/a, sabiendo que todo es una posibilidad…